RETRATO

Y sus últimas palabras fueron. ¡Que se vayan todos a la mierda!.

Era una persona a lo mejor que guardaba mucha amargura en su interior o un perfecto idiota. A esta altura ya da igual.

Cuando murío no había nadie en su oscura habitación salvo una extenuada enfermera y el reflejo de un viejo retrato de una hermosa mujer, que dicen, de alguna extraña manera, nunca se fue.

-Gonza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s