TORMENTO

No dejaba de dar vuelta en su cabeza que todo podría haber sido distinto. A lo mejor si hubiese actuado de otra manera el resultado podría haber sido diferente, pero no era su estilo. Siempre tan predecible en su actuar.

Fue un ruido horrible, de eso no cabía duda. El impacto fue tan severo que rompío todo, como la fuerza del mar arrasa con los castillos de ilusiones en la playa. Solo sentía un frío intenso y pronunciada debilidad, ya poco espacio para el dolor agudo en un comienzo, pésima señal despúes.

Las memorias se agolpaban de manera expédita, como si hubiese que recordar de manera instantanea cada momento vivido para preservarlo dónde quiera que fuera. Que buena vida había sido, miles de momentos felices, pero los errores son fatales y el destino llega puntual a su cita pactada, el no pierde el viaje.

Se queria aferrar a buenos momentos, pero la sensación de un gran error lo atormentaba. No era una despedida con final feliz, era amargo y le causaba nauseas. Solo habría bastado con tomar las llaves de manera quieta y salir, sin embargo, era tan predecible en su actuar, no fue esa la manera, y ahora solo tormentos nublan su mente, por última vez. Mientras con su último aliento ve los cuerpos inanimados de quienes serán sus compañeros en el último viaje, no hay espacios para lamentos, no hay espacio para el dolor. Hoy ya no fuiste el héroe de otras jornadas, el destino no pierde el viaje y tu tiempo ya pasó.

-Gonza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s