PROBLEMAS DE AUTORIDAD

Los problemas actuales que tenemos como sociedad, nos llevan a asumir ciertas posturas críticas, acerca de ciertos comportamientos mínimos que deseamos de manos de las personas que en un acto democrático,entregamos el derecho de representarnos. Y dado que ejercen un poder invisible, entregado por nuestra sociedad para tomar decisiones por el conjunto, es que sus actos cobran mayor relevancia.

Evidentemente, todas las personas, tenemos virtudes y defectos. Pero quienes ostentan cargos de representación popular, deben tratar de empoderarse en un rol que los muestre como garantes de una mejora de nuestra sociedad, porque deben ser promotores de conductas esperables y exigidas a nuestros ciudadanos. Simplemente, por esa acción esperada, quedan sometidos sin piedad a observadores de amplio espectro, que en derecho pleno, por ser considerados ciudadanos, están en plena facultad de ejercer su opinión.

Muchos, pueden no estar de acuerdo con esto. Pero no hay ley que exija a los ciudadanos a participar en política, ni menos postularse a un cargo, es un acto voluntario. La definición de persona pública, pues viene en parte, por la exposición del individuo a gran parte de la sociedad, a la res pública, y junto con los privilegios, vienen obligaciones asociadas, que claro, sino está dispuesto a llevarlas, no puede tener la idea de representar a los demás que se basan en torno a un conjunto de leyes y reglamentos para tener una vida en sociedad.

No podemos, como ciudadanos, tolerar de parte de las autoridades, cualquiera sea esta, que violen las conductas u obligaciones a las cúales estamos todos sometidos. Porque a través de esto le estaremos diciendo indirectamente al resto, que se puede estar por encima de la norma. Luego, como podemos aprobar acciones que restrinjan u obliguen a los demás, si carecemos del peso mínimo moral para imponer la conducta.

Cometer errores por supuesto que sí, todos lo hacemos, y bien seguidos algunos como quien redacta. Pero ninguno de nosotros, representa a nadie más que a su persona, su individualidad. Mis acciones personales, mi borrachera,no ejerce influencia fuera de mi ámbito privado, a menos que se me ocurra salir en auto con copete, romper mobiliario urbano, por ejemplo. En definitiva, no aprobamos leyes, reglamentos, ni tomamos acuerdos que afecten al resto, ni menos, recibimos fondos públicos para ejercer un rol de representación en la sociedad.

Quiero que tomemos con altura de miras esta opinión crítica, no busca crucificar a nadie, no soy quien para hacerlo. Sino quiero, que reconsideremos de una vez por todas, la calidad de autoridades que elegimos para llevar nuestra ciudad de una buena vez, a un lugar que valga la pena. Porque, haciendo cagadas, no vamos a ninguna parte, aunque no falta el defensor de las causas pérdidas de turno que opine lo contrario. Y así estamos…

-Gonza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s