DAÑO COLATERAL

Aún no estando seguro que le era atractiva, el maldito voraz no perdonó. Bestia nocturna insaciable que se deja llevar indistintamente por cada sutil aroma o palabra, menos un simple roce. Todas las noches son de ganar, qué más da, la vida es una sola pensaba de manera borrosa y en silencio mientras sumaba una nueva víctima en su bitácora.

A lo lejos, su mejor amigo, miraba con cierta tristeza como la única que le había contado tiempo atrás le gustaba, no pasó la prueba de la blancura, su ahora conocido, menos.

-Gonza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s